Menú Principal
Inicio
 
 

INFORME DE LA COMISIÓN DE HACIENDA

Carpeta Nº 396 de 2015 - Anexo I al Repartido Nº 255
 

COMISIÓN DE HACIENDA

INFORME

Señores Representantes:

El día se extingue en la fría tarde de mayo.

En la media luz del atardecer, los vigías que montan guardia se tensan ante el sonido de los cascos de los caballos que se acercan.

A unos metros, los jinetes aminoran la marcha.

Los centinelas se afirman en sus armas y vocean hacia los visitantes… "Sean los orientales…" y responden a viva voz los recién llegados… "…tan ilustrados como valientes".

En ocasiones, por su reiteración o cotidianeidad, nos arriesgamos a perder de vista la magnitud de algunos pequeños enormes episodios de nuestra breve historia que, por su dimensión y simbolismo, podrían ganarse un espacio entre los más épicos episodios de la historia universal.

Aquel "santo y seña", en ese lejano 30 de mayo de 1816 -dispuesto por Artigas como homenaje, cuatro días después de inaugurada la Biblioteca Nacional- es uno de los más intensos ejemplos que puedan recordarse.

En su Campamento de Purificación, en un extremo del país, el líder natural de su pueblo tiene la proyección de miras y grandeza de hacer saber a los suyos, mediante ese gesto, el valor que otorgaba a un hecho que estaba sucediendo a cientos de larguísimos kilómetros de distancia en aquella época…

La flamante fundación de la Biblioteca Nacional.

Y por supuesto que corresponde recordar también que aquella Biblioteca Pública inaugurada el 26 de mayo de 1816, con un patrimonio de cinco mil volúmenes; es la única institución de la época libertadora que mantiene sus puertas abiertas hasta nuestros días.

En agosto de 1815, Dámaso Antonio Larrañaga había propuesto y solicitado al Cabildo la constitución de una biblioteca, ofreciéndose para contribuir con su acervo y dirigirla honorariamente; con la intención de salvar con el acceso a libros y textos las deficiencias de la educación de la época.

Refiriéndose a aquella iniciativa, aconsejaba Artigas al Cabildo "…yo jamás dejaría de poner el sello de mi aprobación a cualquier obra que en su objetivo llevase esculpido el título de la pública felicidad. Conozco las ventajas de una biblioteca pública y espero que V.S. cooperará con el esfuerzo e influjo a perfeccionarla coadyuvando los heroicos esfuerzos de tan virtuoso ciudadano…"

Hoy, la Comisión de Hacienda desea proponer a esta Cámara se autorice al Banco Central del Uruguay a proceder a la acuñación de monedas conmemorativas de este Bicentenario de la inauguración de la Biblioteca Nacional, en el entendido que la emisión de monedas conmemorativas constituye siempre un aporte de relevancia en la difusión y distinción de los episodios que se recuerdan.

El proyecto detalla en sus cuatro artículos los aspectos usuales en estos procedimientos.

Se establece que se podrá acuñar hasta cinco mil unidades, con valor facial dos mil pesos cada una.

Se dispone que las monedas serán de plata con un fino de 900 milésimas.

Se detallan las características que deberán tener las piezas, y se autoriza al Banco Central a determinar los elementos ornamentales que correspondan.

Se faculta igualmente al Banco Central a venderlas en el exterior y a disponer su desmonetización, así como la posterior enajenación de las piezas desmonetizadas.

Proponemos al Cuerpo la aprobación de este proyecto de ley, confiando que, sumada a muchas otras que la Biblioteca Nacional se plantea, esta iniciativa contribuya -aún en la vorágine de estos tiempos tecnológicos y de tantas urgencias- a acercar a la ciudadanía a esa casa que debe sentir como suya, identificándose y comprometiéndose con el simbolismo y valor de esta institución de 200 años de historia.

Sala de la Comisión, 18 de agosto de 2015

IRENE CABALLERO
MIEMBRO INFORMANTE
ALFREDO ASTI
GONZALO CIVILA
LILIÁN GALÁN
BENJAMIN IRAZABAL
GONZALO MUJICA
GUSTAVO PENADÉS
IVÁN POSADA
JOSÉ QUEREJETA
CONRADO RODRÍGUEZ
JAVIER UMPIÉRREZ

 
 
Monedas de la República Oriental del Uruguay 2.0 | www.monedasuruguay.com | © 2005-2017 Fundación MonROU